Apple ha gastado 100 millones de dólares en su guerra contra Android