Alice Madness Returns Reseña

En medio de una oleada inmensa de FPS, RPG y RTS resulta agradable encontrarse uno que otro buen título de plataformas de vez en cuando. Alice Madness Returns es un juego de este género, desarrollado por Spicy Horse bajo el sello de EA en el que asumimos el rol de Alice, quien debe recorrer una vez más los extraños parajes de Wonderland para rescatarla de las sombras e ir recobrando pedazos de su violentamente fragmentada memoria.

No me adentraré demasiado en la historia, ya que el chiste es que si deciden jugarlo, puedan disfrutarlo a cabalidad. Lo que quiero en realidad es compartir con ustedes mis impresiones sobre lo destacable y meritorio de este interesante juego.

Alice Madness Returns posee un trabajo artístico bastante complejo y diverso. A lo largo del recorrido de seis etapas (cinco y una batalla final, a decir verdad) podemos desde gozar de un colorido y vivo bosque mágico y un mundo subacuático hasta padecer la angustia de encontrarnos perdidos en medio de un camino en la nada, delimitado únicamente por algunos naipes desperdigados o un paisaje compuesto solamente por trozos de fantasmagóricas muñecas como aquellas que hemos visto en los relatos más escalofriantes. Mención aparte merece la animación del cabello de Alice. ¡Tienen que verlo!

Pero no todo es atractivo visual en AMR. Lo que verdaderamente me enganchó a Wonderland por un buen rato es el sólido y versátil gameplay que ofrece. Primordialmente se trata de un juego de plataformas; sin embargo, el elemento de exploración es una constante que le da un sabor especial a nuestra aventura. El deseo de obtener todos los fragmentos de memoria para ir conociendo más a fondo la historia de la perturbada protagonista; así como los otros objetos coleccionables nos obliga, casi inadvertidamente, a mantener todos nuestros sentidos puestos en el entorno, rico en recovecos y retos opcionales.

Por ahí leí que algunos encontraban decepcionante el hecho de no poder merodear libremente por los niveles; pero haciendo uso de nuestro sentido común, podemos apreciar que no se trata de un sandbox, sino de un juego de plataformas. En la era de oro de los juegos del género, los personajes iban mayormente a la izquierda, y ocasionalmente a la derecha. ¿Quién se quejaba de eso con Mario?

Además de lo antes mencionado, Alice nos ofrece, a manera de entremeses lúdicos, pequeños niveles jugados al más puro estilo de los legendarios side-scrolling games; etapas con una muy crecida protagonista que aplasta todo a su paso, y unas peleas desafiantes contra unos jefes bastante latosos.

La cantidad de armas disponibles es menor que en la primera entrega de la serie, aunque pueden ir comprándose mejoras para hacerlas verdaderamente devastadoras (esa tetera es genial).

Debo decir que la historia es bastante compleja; resulta, si no necesario, sí recomendable haber jugado la primera parte. Afortunadamente el juego incluye un código para descargar de forma gratuita el título original de American McGee’s Alice.

Les confieso que no encontré todas las botellas, las memorias, ni las narices de marrano. Pero  no me importa porque en un New Game+ alcanzaré mi objetivo. Estaré muy complacido de hacer una segunda visita a Wonderland, aunque eso será después de terminar Shadows of the Damned, del cual les hablaré en una futura ocasión.

Los invito entretanto a perderse en Alice Madness Returns. Vale la pena probar cosas diferentes para variar.

Comments are closed.