¿Los juegos clásicos tenían un final?